Aselart en Mazcuerras, por qué debe continuar.

El domingo, casi sobre la campana, visité la segunda edición de Aselart en Mazcuerras. No me pillaba por sorpresa: el año pasado tuve oportunidad de visitar el germen de lo que ha sido este año con la primera edición. Mazcuerras es un lugar que respira cultura, no en vano es lugar de nacimiento de Concha Espina y de residencia de Josefina Aldecoa, que se combina con un interesante patrimonio arquitectónico.

Aselart 2016, Mazcuerras, Retrazos

Aselart comenzó cuando se decidió hacer de Mazcuerras un museo al aire libre para las esculturas de madera -muchas talladas a partir de una sola pieza- de su médico, José Antonio Andrés Vera. Gracias a ello, mucha de la gente que iba de paso por el pueblo, conocía toda su estructura urbana al ir de un punto a otro buscando las piezas correspondientes. En paralelo, 13 artistas expusieron en la Casa Gótica.

Este año se ha dado un paso más: se ha optado por invitar a una serie de artistas, algunos venidos de Italia, Rusia o Polonia, que han convertido Luzmela en un espacio en el que el Land Art es el protagonista absoluto. Además, se ha expandido el “museo” al aire libre, incluyendo Herrera de Ibio como nuevo espacio, y se han combinado las instalaciones con la integración de fotografías antiguas ampliadas a tamaño natural junto a los emplazamientos más destacados del pueblo. Algunas permitían la interacción directa con el visitante.

Aselart 2016, Mazcuerras, Retrazos

Por su parte, la Casa Gótica ha continuado siendo la sede para exposiciones de pintura y escultura. En mi caso, pude ver las personales pinturas de Isabel Gutiérrez Ríos y las esculturas de José Antonio Andrés Vera. Las formas orgánicas de las tallas de Andrés Vera, muchas de cuerpos femeninos, pero sin dejar de lado la materia original -aprovechando los nudos y las vetas de la madera, e incluso el nacimiento de las ramas como recurso artístico-, dialogan con los autorretratos y desnudos de Gutiérrez Ríos, que también se mueve en el terreno de lo intangible y lo onírico, algo que también comparte con las esculturas más abstractas del escultor. De Andrés Vera aún se pueden ver algunas de las piezas de mayor tamaño, normalmente base de troncos y raíces, de la edición pasada de Aselart en el centro del pueblo -en el parque, la plaza de Concha Espina, o junto al monumento de la escritora- que bien podrían formar parte de la edición de este año.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La recepción por parte de la gente de la zona es admirable: ellos mismos te indican dónde está la pieza más cercana si te ven un poco perdido, se toman con naturalidad que pases junto a su jardín para ver una de las instalaciones, han participado en la instalación y las actividades, etc. No solo este año, sino que el año pasado Mazcuerras tenía más movimiento que otros pueblos más poblados y turísticos de los alrededores.

Sin embargo, a pesar de esto, algo parece que falta: que los que no vivimos en el valle del Saja “nos dignemos” a visitar esta interesante propuesta de uno de los pueblos más bonitos y mejor conservados de Cantabria (no solo lo digo yo, sino que fue premiado así en 2008). También quedan por pulir algunos aspectos como la, en mi opinión, corta duración o, visto de otro modo, el exceso de artistas invitados de las exposiciones de la casa gótica, pues apenas duran una semana y solo cuentan con un fin de semana para cada una. A pesar de realizarse en agosto, cuando hay más tiempo libre para desplazarse, también es cierto que el fin de semana es cuando más personas se mueven en desplazamientos cortos.

Por qué debería continuar Aselart

  • Porque revitaliza el pueblo con propuestas originales que implican no solo a los artistas que vienen para participar, sino también a los mismos habitantes que, por ejemplo, el año pasado tenían en sus propiedades esculturas o en las inmediaciones de sus casas, y que este año tienen instalaciones en árboles, fuentes y prados del pueblo, o fotografía escénica en las fachadas de sus casas, incluso junto a sus puertas.
  • Porque Mazcuerras tiene una historia vinculada a la Cultura y a la Literatura especialmente desde hace décadas y esta podría ser una forma de continuar con ese papel de lugar de inspiración creativa. Así se pone en valor la historia y el patrimonio de Mazcuerras a través del arte.
  • Porque en su entorno tiene un importante papel el turismo rural y patrimonial (Bárcena Mayor, Ruente o Cabezón de la Sal, además de la misma Mazcuerras, con importante patrimonio arquitectónico se encuentran en las inmediaciones) que propicia la afluencia de visitantes. El paisaje que lo rodea, también permite que el land art o las piezas que se expusieron el año pasado se integren a la perfección y se convierta en un recurso turístico particular.
  • Porque permite que lleguen a Cantabria nuevas propuestas de intervención de espacios urbanizados y semiurbanizados de la mano de artistas poco conocidos que se especializan en técnicas que no son fáciles de ver en la región.
  • Porque, aunque sea durante un mes, la mirada de los amantes del arte se puede desviar de la capital y volverse a este lugar tan especial en el valle del Saja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aún está en su segunda edición, pero existiendo ejemplos de otros enclaves rurales, como Genalguacil en Málaga, y si evoluciona de forma acertada, esta cita se podría convertir en los próximos años en una reunión artística anual de prestigio para la localidad y los artistas, y de visita obligada para los amantes del Arte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s