El Poste C.A.R.L.O.S., 2º parte | Entrevista a Juan López

Acaba de finalizar el festival Desvelarte 2016 y un nuevo Carlos -más info en el anterior post– preside la glorieta de la calle Sol con Menéndez Pelayo. En esta ocasión es Ian Waelder quien interviene el poste.

Intervención de Ian Waelder en el Poste CARLOS. Desvelarte 2016. Fte. El Poste CARLOS.

Intervención de Ian Waelder en el Poste CARLOS. Desvelarte 2016. Fte. El Poste CARLOS.

Su creador, Juan López, nos cuenta más sobre este peculiar proyecto.

Pregunta- Antes de cualquier otra pregunta, y sabiendo que te gusta jugar con las palabras en los títulos de tus obras, algo que  seguramente te lo habrán preguntado muchas veces, ¿por qué se llama CARLOS y no de otro modo?

Respuesta- Por una vez, no hay nada oculto en el significado de estas letras. Simplemente había que nominar el proyecto de algún modo y muy pocas veces se pone un nombre de persona.  Carlos no es un homenaje a nada ni a nadie, sólo un nombre común, como la propia señal.

P- Se enmarcó en la edición 2011 de Desvelarte, pero ¿cómo nació el Poste CARLOS?

R- Viene de un interés continuo por llevar propuestas artísticas al viandante. Ese terreno en el que nadie espera encontrar nada cercano a lo artístico. Asaltar al espectador en su terreno, cuando no se lo espera ni tiene una predisposición a ver arte como cuando decide entrar a un museo.

P- Salvo el momento de tensión con la policía municipal, el poste no ha sufrido alteraciones ajenas a las intervenciones, lo cual es casi increíble en una sociedad en la que no es raro ver piezas de arte urbano vandalizadas o destruidas, ¿es difícil lograr que el poste se mantenga donde está, después de 5 años?

R- La verdad es que la gente ha sido bastante respetuosa con la propuesta. Eso siempre me ha sorprendido. Será que de una manera u otra, los ciudadanos de Santander lo han aceptado y acogido, lo que es una buena noticia. El mantenimiento del poste es nulo, simplemente está ahí, a la intemperie, como cualquier otro elemento urbano de la ciudad. Cuando renovamos con alguna propuesta nueva, pasamos un trapo y listo.

P- Siguiendo este mismo hilo, hay artistas urbanos que aceptan los cambios en sus creaciones ajenos a la idea original. En este caso, si a alguien le da por “modificar” alguno de los postes, bien dañándolo parcialmente, bien con grafiti, ¿se vería como algo natural o, más bien, como un atentado a la obra original? ¿se reemplazaría o limpiaría, o se dejaría tal cual hasta el momento de su sustitución?

R- Por un lado, soy partidario de que lo que le ocurra al poste o al trabajo del artista que haya instalado en ese momento, es una consecuencia más de su contexto, en este caso, el urbano. Cuando planteas este tipo de trabajos tienes que asumir que a partir del momento de su instalación deja de ser tuyo, de pertenecerte. Por otro lado, creo que no podríamos reemplazarlo, ¡no hay presupuesto!

P- ¿Qué criterios se siguen para elegir a los artistas que intervienen?

R- Básicamente se trata de traer a artistas que de una manera u otra nunca hayan tenido la posibilidad de enseñar su trabajo en Santander. Desde el principio la idea era vincular a gente de otros lugares con la ciudad. Obviamente, en cada uno de ellos hay un interés por lo urbano, la señalética, lo arquitectónico, la escultura…

P- Ahora que el proyecto tiene unos años, ¿te pones en contacto con artistas que pudieran encajar bien en el poste o se ponen ellos en contacto contigo para intervenirlo?

R- Generalmente me pongo yo en contacto con los que creo que pueden realizar alguna propuesta interesante y que sea gente afín a este tipo de proyectos autogestionados. Pero también me han llegado algunas propuestas de gente o emails preguntando que qué hay que hacer para exponer allí. Esta parte no es fácil, ahora mismo me puedo permitir hacer un par de propuestas al año por mi cuenta y alguna colaboración esporádica con algunas de las galerías de arte  de Santander o el propio Festival Desvelarte.

P- ¿Ya hay nuevos nombres para los próximos “postes”?

R- Tengo muchas ideas pero ellos no lo saben. ¡Ahora me toca convencerlos!

P- Por último, pero no menos importante, ¿para cuándo Juan López en el Poste CARLOS?

R- La verdad es que no es la finalidad del proyecto, pero nunca se sabe…

*Juan López  (Alto Maliaño, 1979) usa la metáfora, siempre desde la intervención específica en espacios dados. Pretende quebrar y luego recomponer los vínculos entre los tres elementos que conforman la ecuación de su trabajo: ciudad, subjetividad y poder. La idea de “quebrar” es esencial en su práctica. Le permite vincular la objetividad del “afuera” con la percepción individual. En muchos casos, este tránsito se realiza a través del lenguaje, que es sistemáticamente sesgado y recompuesto para alumbrar nuevos significados. Su eco reverbera en el collage, que enfatiza una relación compleja y ambigua entre textos e imágenes. En los intersticios (en la fractura) que esta produce, anida la tensión entre lo privado y lo público y la reevaluación del espacio social. Fte: Galería Juan Silió.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s