¿Altamira para ricos?

Ayer salió en los medios que el consejero de Innovación y Turismo de Cantabria quería subastar visitas a Altamira por “mucho dinero”. La Altamira original, que quede claro.

Hace menos de cinco años la cueva estaba cerrada a cal y canto por un alto riesgo de desaparición y ahora, tras hacer pruebas de visitas de 8 minutos mediante “sorteos” -las primeras semanas, entre los cinco afortunados había, casualmente, periodistas de medios locales y alguno nacional- entre los visitantes de cada jueves a la Neocueva que se ha vuelto algo regular. Ahora se pretende que salgan unas plazas extra a modo de subasta.

El carácter meramente económico de esta “iniciativa” no se esconde: el mismo consejero afirma que son para personas que pagarían casi lo que fuera para ver las pinturas. Para qué endulzarlo. Eso sí, dice que por supuesto no es solo para turismo de élite, pero sí habla de personas que pagarían un potosí, y claro, no pueden asistir al sorteo. Lo mejor de todo es que cuenta que habla como consejero de Turismo, y si fuera de Cultura, quizás opinaría lo contrario. En resumen, que tiene una opinión muy sólida sobre el estado de conservación y cómo se debe de actuar para su preservación futura.

Creo que se está vendiendo al mejor postor no solo una joya de la Historia y el Arte de Cantabria, sino de la Humanidad. Altamira, como Patrimonio de la Humanidad, es de todos, no solo de unos pocos bolsillos que propone un turismo cultural de clases. Para los que no tengamos la suerte de nuestro lado o no seamos ricos, tenemos la Neocueva, ese lugar en el que se gastaron millones de euros para sustituir la original y así esta pudiera permanecer cerrada al público y que no se publicita lo suficiente. Mucha gente piensa que no es lo mismo ver una y otra porque “la atmósfera/experiencia no es la misma”. Yo he estado en ambas (cuando se podía) y la Neocueva proporciona una libertad de movimiento y disfrute de los detalles -sobre todo por la iluminación- que la original no da.

Con esta propuesta se rompe con la accesibilidad a la Cultura, su carácter universal y se deja de lado poder redirigir hacia el turismo otros recursos naturales y culturales que tiene una región tan rica en estos aspectos como Cantabria. Esperemos que se quede en una mala idea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.