Yo no estuve en ARCO

Pues no, ni en ARCO, ni en ArtMadrid, ni en JustMad. No fui a Madrid, de hecho. Física y económicamente ha sido imposible, pero en mente he estado, o lo he intentado. Lo bueno de este mundo 2.0 es que la prensa -nacional, porque la local, hizo referencia a ARCO el último día y con unas 5 líneas de texto, maravilloso por su parte- hace crónicas casi diarias de lo que se trama en la capital durante la semana más intensa para el Arte Contemporáneo. En redes, parecido, pero queda un regustillo de que si no estás in situ no formas parte de ello, cuando no es así. La visión de los que no hemos estado también es importante, nosotros somos los receptores masivos de toda esa avalancha de información, opiniones y críticas. Contrastamos la información sin una opinión predefinida porque no hemos tenido la obra delante.

La sensación, desde fuera, ha sido de recuperación, de grata sorpresa por lo llegado del país invitado, y de que hay algo que no cambia:  la prensa parece que rebusca y rebusca hasta polemizar con alguna obra para que la gente, a la par que pica el cebo, inmortalice dicho trabajo como la anécdota que se recordará de esta edición de la feria. Pero eso sí, solo en ARCO, no hay obras polémicas/provocadoras en las demás ferias, y mucho menos en otras menos destacadas en los medios como Casa Leibniz o Flecha. Mucho he tenido que leer, oír y soportar (insultos incluidos) sobre el arte actual y, por mucho que uno se esfuerce en tratar de romper con los tópicos, hay una gran proporción de gente -esa que solo sabe de las ferias de arte o de exposiciones cuando salen en la televisión- que se permite opinar sin conocer y no permiten, a su vez, que se les muestre el intenso trabajo intelectual que existe detrás de eso que desprecian.

Es una pena que quede la sensación de que las ferias de turismo o tecnología abran puertas nuevas de conocimiento a público no familiarizado y que las de arte continúen dentro de ese mito de que son para un tipo concreto de asistente -con esto no quiero decir que no haya quien asista y se sorprenda de lo que ve gratamente sin tener relación con el tema, que lo habrá, por supuesto-. Dejar esos prejuicios atrás es el gran reto a superar… por ambas partes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s