El arte de venderse con arte

Sí, lo admito, no sé venderme. Una de las preguntas que más me bloquean, aun teniéndola preparada, es “y tú, ¿qué sabes hacer?”. La otra es “qué puedes aportar a nuestra empresa”, que siempre pienso que si requieren mi presencia es porque han visto que tengo algo que aportar y me parece una pregunta retórica. Eso de tener que mirarse el ombligo y hablar de las virtudes propias es superior a mí y, sin embargo, soy capaz de vender a cualquier otra persona cuyo buen hacer conozca y, a veces, sin tener que llegar a mostrar su trabajo. Paradojas de la vida. Aun así, si me preguntan dónde ver ejemplos de textos, o fotos, tengo de dónde tirar en internet. A veces, un link vale más que 5 minutos diciendo capacidades propias.

El problema es cuando un artista, que por fuerza tiene que saber sacar lo mejor de sí mismo, ni tan siquiera es visible en la Red. Hoy en día, el artista es su propio representante, sobre todo si es joven y tiene que abrirse en esa jungla que es el mundo del Arte Contemporáneo sin poder contar con otra persona que llame por él a las puertas necesarias y así centrarse en crear. Sin embargo, no se sabe si por timidez, desconocimiento sobre derechos de autor o falta de liquidez -en caso de webs-, entre otras muchas razones, hay muchos que no poseen un perfil o una imagen en este mundo digital que ejerce de ventana mundial de creadores de todos los tipos y calidades. El branding a todos los niveles está tan de moda que no podemos dejarlo de lado.

Bien es cierto que estamos emborrachados de webs y perfiles en redes sociales de supuestos artistas -a veces muy pesados-, pero muchos jóvenes creadores, buenos, muy buenos en algunos casos, no tienen una “vida digital” y no hay forma de encontrarlos. Así, pierden posibles oportunidades de avanzar en este complicado mundo. Plataformas como Behance, Tumblr, o directamente, blogs gratuitos (como este mismo), permiten crear esos pequeños catálogos digitales gratuitos y permitir el acceso -y el contacto- de personas interesadas en su obra. No hace falta estar en todos lados, pero si se está, hay que ser constante y mimar los detalles, aunque, para un artista, la creatividad no es un problema.

Los tiempos cambian y tenemos que adaptarnos. Antes se pedían teléfonos, ahora se realiza una búsqueda en Google.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s