Noite Branca, blanco puro

Recuerdo la primera vez que fui a la Noche en Blanco de Málaga hace ya cinco años: muchas actividades que, aunque se superponían, estaban organizadas de tal manera que podías asistir a la mayoría aunque fuera de pasada con una gran calidad. El año pasado, por fin el trabajo y los estudios me permitieron volver. Aguanté una hora en unas calles a rebosar de personas, con una densidad de actividades que era imposible abarcar ni la mitad. Aún me viene a la cabeza una calle Larios en la que moverse unos centímetros era un milagro entre codazos y pisotones. Eso sí, de la actividad a la que asistí (y que afortunadamente no estaba desbordada aún) disfruté al máximo.

Vista de la Avenida Central. Noite Branca, Braga, 2014. Foto: Sacrys

Vista de la Avenida Central. Noite Branca, Braga, 2014. Foto: Sacrys

Este año, el azar ha querido que asista a la Noite Branca, la versión bracarense de este tipo de actividad. Hay algunas diferencias respecto a las ue viví en en España: para empezar el horario de actividades, oficial, fue de 19.00h del 13 de septiembre a las 7.00h del 14, pero realmente son bastante más de 12 horas, ya que algunas actividades comenzaron antes. La población de la ciudad en cierto modo también participa de la Noite Branca, vistiendo con, al menos, una prenda de ropa blanca -generalmente la parte de arriba o la chaqueta-, es por ello que, junto con la decoración de museos, edificios emblemáticos y calles, el evento se convierte verdaderamente en una “noche blanca”. Es un evento casi familiar más que cultural, pues familias completas acuden a disfrutar de las actividades: de hecho, lo normal era ver grandes grupos de personas, más que parejas o solitarios.

Sin embargo, el devenir de este conjunto de actividades que, por lo que me han comentado, este año era su tercera edición, se está convirtiendo en un evento masivo orientado más al ocio y la diversión que la cultura, además de masivo. De hecho, escuché tanto español como portugués durante el tiempo en el que anduve por las calles de Braga. Las concentraciones más numerosas estaban en las calles, sobre todo en los conciertos (sobre todo música electrónica, algo de tribal/alternativo, y DJs diversos) y los pasacalles. Los que huyen -huímos- de las masas, se refugiaban en los museos, muchos de ellos casi vacíos, como el Museu Pío XII, de dos de cuyos edificios visité y que pude pasearme por los pisos de la torre y las salas de la colección permanente con toda la tranquilidad del mundo.

Interesantes, por otra parte, me parecieron algunas propuestas culturales, una de ellas con bastente éxito, y ya se verá por qué. La Torre del Homenaje, único vestigio del castillo medieval, acogió una arriesgada, pero sencilla puesta en escena que mezclaba la performance con el teatro, la poesía y la música. Con solo dos personas, pero con seis personajes, nos hicieron viajar a un tormentoso mundo mítico, de máscaras, tinieblas y sombras. Poemas de contenido sarcástico, filosófico y existencialista -uno de los temas era el suicidio-, que provocaron que algunas personas que acudieron con niños se fueran -otros aguantaron, pero no sé si los niños tendrían pesadillas después-. Durante los dos primeros pisos de la torre, uno de los personajes deambulaba por la escena como un espíritu, que antecede la lectura de textos de tortuosos personales enmascarados y voces guturales que tan pronto se retuercen en el suelo como golpean tambores o lanzan siniestras acuarelas en el aire. En el último piso, los enmascarados de descubren y se procede a una lectura de poesía teatralizada -el actor/lector tenía una extraordinaria capacidad que nunca había visto antes para el gesto facial- acompañada de música de arpa, que hacía una genial contraposición de sensaciones.

Performance. Torre de Menagem. Noite Branca, Braga, 2014

Performance. Torre de Menagem. Noite Branca, Braga, 2014. Foto: Mair CaSe

Por otro lado, una instalación curiosa y, en apariencia, morbosa en Largo do Paço, y por ello, con un constante flujo de gente: Seven Scenes, Seven Sins. Siete cabinas con una mirilla en el lado que da a la plaza, con sus correspondientes puertas en el lado opuesto. La gente debe introducirse en las cabinas que, al cerrar la puerta, se encienden luces negras -hay que tener en cuenta que la mayoría de la gente ese día viste de blanco-. Del exterior, por la mirilla, se puede ver lo que acontece. En el interior de las cabinas, ya que con sencillos dibujos y formas se presentan conceptos como la economía (de la casa y mundial), la ecología, el egocentrismo y la moda, o la violencia. Es cierto que el interior me decepcionó, porque esperaba algo más “pecaminoso” que el mero hecho de ver vicios y problemas de la sociedad actual de forma sencilla y algo naïf y que lo provocativo solo residiera en la sensación que produce hacer de voyeur de gente desconocida.

Entrando en los pecados. Seven Scenes, Seven Sins. Noite Branca, Braga, 2014. Foto: Sacrys

Entrando en los pecados. Seven Scenes, Seven Sins. Noite Branca, Braga, 2014. Foto: Sacrys

La sorpresa de la noche “me la dio” la aportación de la galería Mário Sequeira al evento: el vídeo Suzanne Walking en LED de Julian Opie. El lugar en el que se exponía hacía que tuviera un juego de reflejos y distancias muy interesante que tuvo un inesperado efecto en mi cámara que me gustó tanto como ver una obra de este relieve de forma tan inesperada…

Suzanne Walking. Julian Opie (e Galeria Mário Sequeira). Noite Branca, Braga, 2014. Foto: Mair CaSe

Julian Opie (e Galeria Mário Sequeira), Suzanne Walking.  Noite Branca, Braga, 2014. Foto: Mair CaSe

 

Una fiesta tranquila, de la que esperaba algo más, con algún punto muy interesante, pero que me deja algo insatisfecha. Esperemos que Encontros da Fotografía me “llene” algo más. Ya he visto un pequeño adelanto en las salas del Museu Pío XII y mal no pinta, pero eso lo dejamos para más adelante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Exposiciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s