Viviendo la Noche de los Museos/Día de los Museos 2014. Santander.

En Santander, el fin de semana en el que se desarrollaron la Noche de los Museos y el Día de los Museos, pasó prácticamente desapercibido en los medios. Muchos de mis amigos y conocidos me comentaron que se habían enterado por este blog o por lo que publicaba en RRSS. El único evento en Santander (Altamira por su parte ya es un clásico, por su condición de Museo Estatal) que ha sido difundido a bombo y platillo fue el que creo que fue el evento estrella, no sin razón: las visitas guiadas nocturnas y gratuitas en el Palacio de la Magdalena. No tanto las otras dos actividades; la fotografía nocturna y la observación astronómica, quizás por el escaso tiempo que se dispuso para poder inscribirse a la primera y no quedar demasiado clara la segunda actividad.

Sin embargo, y aunque gran parte de la Noche de los Museos la pasé allí, no fue la primera actividad a la que asistí. Antes, pude pasarme por el MAS (Museo de Arte de Santander) para la anunciada actuación de danza por parte de la escuela de Carmen Amengou. Como llegué con tiempo, hice un fugaz paso por la colección permanente, ya que iba acompañada de dos personas que nunca habían estado y había que mostrar el lienzo más ilustre de la colección; el retrato de Fernando VII pintado por Goya. Al volver a la sala donde se realizaría la actuación, comprobamos que no había tanta gente como esperábamos. Todos los asistentes disfrutamos en primera fila del espectáculo, situados en el perímetro de acción de las bailarinas, posiblemente la mayoría eran amigos y/o familiares. A esta escasa asistencia, se sumó la escasa duración: apenas 10 minutos. La calidad no fue baja precisamente, pero no tan alta como para hacer suficientes 10 minutos de danza, la mitad de ellos distorsionados por los clicks de las cámaras de la prensa (y de ahí que yo usara mi teléfono para ello). La decepción no fue solamente mía y del grupo con el que acudí, sino de las personas que allí estaban e, incluso llegaban un poco tarde a la actuación y que, obviamente, ni vieron terminar.

Danza en el MAS

Danza en el MAS

Con esta pequeña decepción encima, nos fuimos al Palacio de la Magdalena. El plan era entrar, visita guiada, estrellas y fotografía. Se pudo hacer todo, aunque la parte astronómica fue breve. La cola de entrada a la Magdalena fue impresionante durante toda la noche: siempre sobre pasaba el terreno asfaltado y se adentraba considerablemente en el prado hasta bien entrada la noche (ya había llegado a casa cuando sus redes sociales publicaron la imagen de la última visita). Como me inscribí para formar parte de la actividad fotográfica, tuve la oportunidad de poder recorrer la Península de la Magdalena en coche, como si fuera un VIP, la verdad es que fue un gustazo. Esperamos pacientemente la cola con alguna escapada a tomar fotografías del atardecer, y poco menos de una hora más tarde, pudimos entrar. Como me comentaron más tarde, aunque las visitas tenían un límite de 40 personas en un principio, se decidió doblar el número para poder permitir la entrada a todas las personas y, preveyendo la helada que luego cayó, hacer que la espera fuera la mínima posible. Un detalle, si consideramos también el esfuerzo vocal de las guías durante toda la noche. Tras la visita y la debida acreditación como participante de fotografía, salí a por uno de mis retos de la noche: sacar decentemente el faro de Mouro en la más absoluta oscuridad. Puedo decir que quedé satisfecha con el resultado. El que no pude lograr como habría querido fue fotografiar las estrellas, culpa de la contaminación lumínica, el resplandor que emitía el Palacio y una ligera bruma que dificultaba la toma, en cambio encontré una “modelo” inesperada y pude tomar preciosas fotografías de una enorme Luna roja casi llena. Esta misma Luna, junto a Júpiter y dos de sus lunas, la pude ver de cerca gracias a la amabilidad de Astrosantander que durante toda la noche permitieron a los que allí estábamos echar un vistazo a los telescopios. Además, explicaron, con más de un problema acústico (la voz se oía entrecortada y casi se escuchaba mejor desde dentro del Palacio). Mi acreditación como fotógrafa, me permitió volver a entrar al interior de la Magdalena, esta vez sin colas y con tranquilidad, e inspeccionar y fotografiar las salas que no tenían visitantes así como “colarnos” en la parte superior del hall de entrada, pudiendo escuchar parte de otra de las visitas. El tiempo pasó tan rápido que cuando quise darme cuenta, eran casi las 2.00, y con la sensación de no haber aprovechado del todo la oportunidad de la fotografía nocturna en La Magdalena (desde las 0.30 tuvimos la inoportuna presencia de las farolas del recinto que borraron muchas de las opciones), me retiré. El tiempo, por una vez, acompañó y no hubo ni una sola nube en toda la noche, pero sí cayó una helada tan considerable que la capa de gotas de uno de los telescopios era más que notable incluso en la penumbra.

Faro de Mouro desde la Madalena. Misión cumplida.

Faro de Mouro desde la Madalena. Misión cumplida.

Interior del Palacio de la Magdalena

Interior del Palacio de la Magdalena

Interior del Palacio de la Magdalena

Interior del Palacio de la Magdalena

El domingo tocó el Museo Marítimo del Cantábrico (MMC), dado que el Museo de Prehistoria y Arqueología tiene la entrada gratuita todos los domingos por la tarde, opté por el más excepcional. Cola de entrada, lo que se dice cola, no había, al menos al exterior. El acceso fue fluido…hasta que se llega al acuario, donde la cola iba creciendo por momentos. El personal, con una amabilidad tensa, indicaba que no nos entretuviéramos, pero creo que el enganche inevitable que tiene cualquier acuario jugaba en contra de todas esas indicaciones. A poca gente vi haciéndose ese #museumselfie que anunciaban como “novedoso” en la actividad del DIM (novedoso sí, pero por otras razones). Yo aproveché la oportunidad para poder sacar fotografías del interior museo y hacerle un book a mi pez favorito del acuario, que no es sino un enorme mero que es desde que tengo memoria el jefe del lugar (los peces le hacen hueco cuando pasa). Cuando la visita nos llevó a la terraza superior, con esas maravillosas vistas de la Bahía de Santander, llegó una amable trabajadora del centro echándonos literalmente. Por mucho que trabajes más relajadamente el resto del año, no puedes decirle a la gente que se vaya que tiene que tener desalojado el centro a la hora que se supone que era el cierre de puertas (en la información ponía que las puertas abiertas eran hasta las 19.30, no que teníamos que estar fuera esa hora). La mayoría de los santanderinos que allí estábamos, buscábamos una sola cosa en la exposición; el especimen de sardina con dos cabezas. En mi grupo no la vimos, hasta que cuando nos íbamos, preguntamos y fuimos a la carrera para no decir que no habíamos visto la famosa sardina ante unos vigilantes que alucinaron al vernos entrar como una exalación cuando ya casi habían logrado desalojar la sala.

Sardina de dos cabezas del MMC

Sardina de dos cabezas del MMC

Creo que aún hay demasiada gente que piensa que un evento como este es lo mismo que una visita al uso, previo pago. No es así: cuando uno asiste a un evento como la Noche de los Museos o el Día de los Museos, hay que considerar el esfuerzo del espacio que te está proporcionando gratuitamente un servicio de pago. Tienes que esperar una cola ingente para, muchas veces ver poco y disfrutar menos, pero con la ventaja de saber si merece la pena el pago o no de ese espacio si nunca se ha acudido. En el caso del Palacio de la Magdalena, el recorrido de la visita fue prácticamente el mismo que se realiza normalmente, las guías casi ni podían tomarse un descanso entre grupo y grupo para poder atender al máximo número de personas, y aun así, había gente que se quejada de no oír las explicaciones o no poder ver los salones con tranquilidad: para eso, pagas la entrada, que es bien asequible y dada la calidad de lo que pude escuchar, se amortiza con creces. Habría que agradecer el esfuerzo y no ponerle pegas.

Sigue faltando una difusión en condiciones (la información de las actividades de los museos regionales se difundió entre martes y miércoles), con escasa presencia en los medios y en redes sociales sobre todo, y, por supuesto, con una palpable diferencia de público; Altamira y el Palacio de la Magdalena, el primero anunciado hace semanas a través del Ministerio de Cultura, y el segundo con una semana de antelación, recibieron cientos de visitas, mientras que otros lugares, como fue el caso del MAS, ni se conocía la actividad. ¿Es falta de interés, de planificación o es que en Santander aún estamos anclados en los convencionalismos y el costumbrismo? Hay que modernizarse y abrirse al ciudadano. Esperemos que la llegada del Centro Botín sea un punto de inflexión y de cambio en la concepción de la cultura que hay en la ciudad. Si la fórmula, en los centros que han hecho un buen planteamiento, funciona, ¿por qué no repetirla, ampliarla, darla a conocer a los ciudadanos? Me encantaría que llegara el año en que mi ciudad tuviera una Noche en Blanco o una Noche de los Museos en la que no hubiera un espacio cultural sin cola para entrar o participar en sus actividades.

El año que viene, si la oferta de la Magdalena no supera la de este año o, si se extiende al domingo completo (o el viernes), intentaré probar la experiencia de ver la Neocueva con otra luz, la original. Pero tiempo al tiempo, porque tal y como están las cosas, igual retransmito la Noche de los Museos y el DIM 2015 desde otro lugar.

PS. El Palacio de la Magdalena ha creado un blog para que la Noche del Palacio se alargue. Si se tomaron fotos durante las actividades o como parte de ellas, se pueden enviar y serán publicadas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s