Centro Botín. Visitando las obras

La semana pasada tuve la fortuna de asistir a una de las presentaciones del proyecto de lo que será el Centro Botín de Santander. Desde un principio me ha llamado la atención: es algo, creo yo, necesario para la ciudad.

No quiero meterme en temas de ubicación, porque es tema de beligerancia por excelencia cuando se habla del Centro Botín en la ciudad, pero lo cierto es que necesita una ubicación privilegiada para que pueda dar todo su potencial. Que la Bahía sea o no el lugar correcto, el tiempo lo dirá.

Muestra de las piezas de cerámica de la fachada. Foto. Mair CaSe

Muestra de las piezas de cerámica de la fachada. Foto. Mair CaSe

Me quiero centrar en el tema cultural. Solamente el diseño arquitectónico merece la pena; Renzo Piano ha hecho un magnífico trabajo de diseño y, como en todos los ámbitos, parece que ha pensado en todo, incluso ha tenido en cuenta en contenido, y no se ha centrado solo en el continente como ocurre muchas veces con edificios destinados a la cultura y especialmente al arte. Se ha tenido en cuenta la población, dejando opción a realizar eventos al aire libre en un anfiteatro anexo al edificio principal, donde también habrá una pantalla para proyecciones, ciclos de cine, etc. Por su parte, jardines de Pereda dejarán de ser lugar de paso por la mayoría, aumentarán considerablemente u extensión, y parece que se convertirá en un lugar donde relajarse y pasar el tiempo en el césped, paseando, etc. no sin respetar gran parte de los monumentos y construcciones originales (como el templete de música) y añadiendo otros diseñados también por Piano. Han pensado incluso en el pavimento; imitando el color cambiante de la Bahía. En el edificio dedicado a actividades culturales (talleres, conferencias, conciertos cursos, etc), el desarrollo de la creatividad parece que será uno de los ejes. Ya me habría gustado a mí poder haber tenido algo así cuando era pequeña, aunque si desarrollan este tipo de actividades a todos los niveles, algo me pillará. En cuanto al tema artístico…primeras filas, arte actual, oportunidad a jóvenes artistas…algo de lo que la ciudad anda necesitada (menos de media docena de galerías y la Fundación, que lo combina con corrientes más tradicionales); difusión y oferta de arte contemporáneo y actual. Lo que sí pediría es un acercamiento sencillo y progresivo de este arte a la población, en su mayoría, conservadora en muchos (o todos) sentidos, en parte por la ausencia casi total de formación artística (la Escuela de Arte Nº1, que se encuentra en otro municipio, y el bachiller de artes de los institutos Santa Clara y Leonardo Torres Quevedo además de algún taller y un par de escuelas de diseño, es a lo máximo que se puede aspirar).

Sin embargo, después de todas estas bonitas palabras, proyectos e ideas prometoras, y una seria voluntad de conectar con los santanderinos, días más tarde me encontré con un factor que considero de riesgo: la red de voluntarios. En la cuestión nombraban la participación para organización de eventos,visitas o actividades…sin más datos. ¿Son tareas estas para voluntarios? Todo depende de qué papel jueguen; apoyo en estas tareas, sí, adquirir algún tipo de responsabilidad del tipo llevar a cabo las actividades o las visitas, no. Para eso hay profesionales cualificados que muchos años han tardado en conseguir esa formación y experiencia. ¿La gente que opina sabe realmente sobre qué está opinando? Muchos de los que he leído opiniones dudo que sepan la implicación y responsabilidad que lleva el ser voluntario; es servicio a la sociedad, una empatía (de eso parece que sobra) con la entidad y su proyecto, una continuidad y una respuesta coherente con lo que ha propuesto (si el voluntario tiene que ir x horas a la semana en un cierto rigor de horario, cumplir con lo acordado, no cuando a uno le apetece), un interés altruista sin intención de posicionarse o “pelotear” a la institución para poder optar mejor a un puesto de trabajo. Yo confío en que, con el tiempo, las tareas se vayan formalizando y se informe de las obligaciones y derechos de la red de voluntarios del centro, porque muchos no leen la letra pequeña, que la hay, y deja de ser todo tan idílico.

Parece que no están dejando ningún hilo sin coser y eso no sé muy bien si me llena de optimismo o, por el contrario, de preocupación por no cumplir las altas expectativas que me ha generado. Habrá que esperar al final de verano aproximadamente para comprobarlo.

Estado de la fachada sur del edificio principal. 28 marzo 2014. Foto. Mair Case

Estado de la parte sur del edificio principal. 28 marzo 2014. Foto. Mair Case

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, Exposiciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s