El Fin del Mundo ya no es lo que era

Hay que ver cómo hemos cambiado mentalmente en solo unas décadas. Si hace quince o veinte años, hubo una marea de suicidios colectivos por parte de sectas apocalípticas, hace doce nos, perdón por la expresión,  “acojonamos” con el Efecto 2000, o volvimos a creer en Nostradamus y compañía a raíz del 11-S, ¿qué ha pasado con los mayas? Lo único que ha conseguido la profecía maya es que nos volvamos más ocurrentes y creativos que nunca en la red, tengamos una sesión intensiva de cine de catástrofes o, simplemente, pasemos del tema. También se han vendido más libros sobre temas proféticos, históricos relacionados con los mayas o el fin del mundo, y seguramente más de uno se haya hecho una playlist en Spotify de corte apocalíptico (yo personalmente, llevo un par de días con It’s the End of the World de REM, porque cualquier canción de este grupo se me pega y no sale de mi cabeza en días) . Será que no tienen suficiente fiabilidad, que en Europa, los mayas nos pillan muy lejos, aunque se haya europeizado la hora del Apocalipsis, en vez de estar pendientes de qué hora es en Centroamérica. También es posible, que, llevando tantos amagos de que se acabe todo que nos hemos ido acostumbrando.

¿Qué dirían aquellos pobres medievales milenaristas que vivían con temor al Apocalipsis avivado por la Iglesia Católica -que por cierto, esta vez ha hecho total mutis por el foro, yo que esperaba un mensaje tranquilizador en el twitter del Papa como hizo la NASA en su blog-? En esta ocasión, solo los más fanáticos, algún friki y sobre todo, curiosos que no saben qué hacer hoy, se han desplazado hacia los lugares indicados por quién-sabe-quién para la salvación, o se han preocupado ligeramente hasta que les han contentado con un “no va a pasar nada porque no he visto ningún meteorito en los telescopios”. Ni tan siquiera los telediarios rellenan con noticias sobre cómo va el tema. Alguno ha hecho referencia a búnkers casi salidos de los Sims para ricos, o búnkers-discoteca, para celebrar el fin del mundo con marcha. Todo, claro está, por un módico precio que pocos pueden permitirse. Aunque, si se echa un ojo a la red, hay muchas más actividades cuyo reclamo publicitario es el no-fin, y qué mejor cosa que asistir a actividades para celebrarlo.

Esto con Nostradamus o San Malaquías, no pasaba, el Apocalipsis era algo serio, pero no ahora que estamos saturados de imágenes de guerras, atrocidades en cualquier lugar del mundo, desastres naturales casi a diario, sin contar, claro, con nuestros propios problemas personales; no tenemos tiempo para el Fin del Mundo. Si hubieran hecho una encuesta, seguramente preocuparía más la crisis que el Fin del Mundo “Usted que prefiere, ¿que se acabe la crisis o que no se acabe el mundo? “El fin de la crisis, sin lugar a dudas”.

Nuestra mentalidad se ha impermealizado tanto a todo que hemos decidido seguir con nuestra vida, y si es posible, con sarcasmo y humor, a la espera de que se acabe, total, si se  iba a acabar, qué más da dónde estemos o qué hagamos. Tanto es así, que casi todos nos habremos despedido ayer con un, “hasta mañana, si no se acaba el mundo antes”. 

Pues lo dicho, como no se ha acabado, nos veremos pronto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Miscelánea y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Fin del Mundo ya no es lo que era

  1. En realidad lo del Fin del Mundo no está tan claro que no se haya producido. Está claro que no se ha tratado de un Fin del Mundo tipo momento fulminante en que todo acaba, como si alguien apagara el televisor o la luz. Más bien lo que está pasando es el fin del mundo que conocimos, un fin del mundo en minúsculas, imperceptible pero implacable. Poco a poco, los valores de la sociedad del bienestar que parecían anunciar un futuro planetario de prosperidad, se están desmoronando. El futuro siempre ha sido incierto, por eso se inventó el oficio de profeta, y ahora también lo es. Quizá la diferencia con otros momentos del fin del mundo es que éste, como tú muy bien dices, nos pilla desencantados, muy desencantados y por eso nos da lo mismo. Felices fiestas!!!!

    Me gusta

    • Mair CaSe dijo:

      Sí, Manel, el post se refiere a la teoría de la destrucción del mundo/humanidad y no a un cambio progresivo o de mentalidad que claramente se ve que se está dando; el agotamiento de las fórmulas de vida del ser humano actual.
      Felices Fiestas a ti también!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s