¿y ahora qué?

Después cuatro años de estudio, de un mes de exámenes este último cuatrimestre y casi otro para saber todas las calificaciones, estoy por fin licenciada. Eso es lo que me pregunto en estos momentos, ¿ahora qué? Da igual lo que piense, porque todo deriva o tiene como origen esa pregunta seguida del cómo, cuándo, y del “necesito formarme más, lo que tengo no es suficiente”.

¿Hacer cursos, masters, postgrados? No, gracias, más clases no, sobre todo presenciales, al menos por un tiempo. Mi cabeza dijo basta hace ya unos meses, y aún está en fase de recuperación. Todavía no se me ha quitado el bloqueo y la pesadez, como si me fuera a estallar el cerebro. Unas vacaciones no vendrían mal, pero es en este punto cuando empieza el círculo vicioso del no (no hay trabajo, no hay dinero, no hay vacaciones, no hay reciclaje mental,…). Habrá que intentar crear el ambiente en mi piso de alquiler entrópico y totalmente anti-zen; no puedo definirlo de otra manera.

Toca reorganizar el curriculum, ponerlo bonito, y empezar a enviarlo como si fuera la vida en esos mails. Ciertamente, es así en parte, tal y como están las cosas. Esta tarea es casi como tener ya un empleo, solo que con menos satisfacciones y sin cobrar (más bien gastando dinero). Es tiempo de hacer el plan de ataque a empresas e instituciones que quieres abordar; esto es la guerra,  o casi. No quiero ser como uno de tantos licenciados de letras que terminan detrás del mostrador de una tienda o un supermercado; yo he estudiado para hacer valer mi vocación y desarrollarla, no enterrarla porque la sociedad me impide darle rienda suelta o simplemente para atesorar un papel que colgar en la pared. A rebelarse contra los tópicos y los perjuicios toca. Si hay que irse, se va donde sea, sobre todo si tienen en cuenta una formación en letras más que aquí.

Tengo demasiado amor propio para que me pisen (casi) una vida de estudio. Never give up, como se suele decir. Este es mi nuevo reto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Avisos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿y ahora qué?

  1. Sólo se me ocurre decirte que con ese espíritu luchador y combativo del que haces gala es muy probable que el camino que tracéis entre tú y el azar se parecerá bastante al que deseas. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s