Febrero o el mes de las subastas

El mes que mañana termina se ha caracterizado por el anormal número de noticias en prensa sobre la subasta de obras de algunos de los grandes artistas del siglo XX, por citar un par de ejemplos, Miró o Cézanne  han visto superado su precio máximo en una subasta.

Una de las primeras noticias al respecto fue a primeros de mes cuando se subastó la colección de arte de la fallecida Elizabeth Taylor, valorada en más de 12 millones de euros, aunque, en comparación a las cifras que se citarán más adelante, parece mera calderilla. Entre las obras vendidas destacan pinturas de Van Gogh, Degas o Pisarro. Claro está, más llamativos fueron los resultados de la subasta de su extraordinaria colección de joyas.

A pesar de la crisis mundial, resulta paradójico leer los continuos records de venta que se han dado este mismo mes: Miró pulverizó su marca personal al superar en 8 millones de euros el anterior record -rondaba los 13 millones de euros-, mientras que un cézanne se convirtió, doblando el precio de un picasso, en la pintura más cara de la historia.

El mercado asiático se está revelando como uno de los principales adquisidores de grandes obras del arte europeo (solo hay que ver los casi 200 millones de euros desembolsados por la familia real Qatarí para hacerse con Los Jugadores de Cartas de Cézanne). Sin embargo, Asia no es solo compradora de arte, sino también vendedora: un pintor chino, solo conocido para aquellos interesados en arte oriental, Zhang Daqian (fallecido en 1983) fue el artista que más recaudó en subasta el pasado año. El desarrollo económico de los países asiáticos esta consiguiendo que sus artistas comiencen a copar las listas de ventas en subasta, así como los compradores, ya que Occidente, aún, no ha puesto sus ojos en los artistas orientales.

Los próximos meses prometen más noticias sobre este tema, ya que dentro de dos días, se subastará una tapa del pozo de la Sagrada Familia realizada por Antoni Gaudí y, dentro de un par de meses la única versión que se mantenía en manos privadas de El Grito de Edvard Munch saldrá en busca de un nuevo dueño en Nueva York. Ya se estiman cifras de hasta 80 millones de euros, ¿tendremos una nueva sorpresa en mayo?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s